La energía y la alimentación

La importancia de la alimentación en el deporte es básica.

El niño necesita alimento para crecer y para obtener energía. En el crecimiento, el alimento se convierte en peso corporal, y el niño ha de seguir alimentándose adecuadamente para que su peso corresponda al rápido crecimiento de su cuerpo.

Al llegar a la edad adulta, se deja de crecer en estatura, pero hay partes del cuerpo que siguen creciendo para evitar desgastes. Por ejemplo las células muertas de la piel siempre se están renovando en la superficie a medida que ascienden nuevas células, y por esto la alimentación ha de aportar todas las sustancias necesarias para esta nueva piel.

Todas las personas jóvenes o no necesitan comer para fabricar energía que es utilizada sobre todo por los músculos.

Gastamos energía tanto al caminar, correr o saltar, como al comer, digerir la comida y mantener la temperatura adecuada. Estas actividades exigen esfuerzos del tubo digestivo y de los vasos sanguíneos.