Los huesos del pie

Los huesos del pie son 12, siete del tipo del hueso corto (astrágalo, calcáneo, cuboides, escafoides y las tres cuñas) y 5 del tipo del hueso largo (los 5 metatarsianos).

  • El astrágalo es el que presenta la cara articular para configurar la articulación del tobillo junto con la tibia y el peroné.
  • El calcáneo es el hueso que configura el talón; tiene una tuberosidad posterior e inferior sobre la que se produce el apoyo del peso corporal durante la deambulación. Este hueso puede lesionarse en los traumatismos con caída de talones.
  • Los demás huesos del pie forman el puente de unión entre estos dos huesos y los metatarsianos. Estos se corresponden uno a uno con los dedos del pie.
  • La base del 5º metatarsiano constituye una zona en la que, fácilmente, al producirse una distensión del tobillo, se puede producir una fractura llamada la ‘fractura de Jones’, que es una de las más frecuentes.