Mantenimiento

Mantenimiento de las zapatillas de baloncesto:

Si queréis que os duren mucho tiempo en buen estado estas son las recomendaciones que os damos:

  1. Sacar la plantilla de la zapatilla después de jugar para que se seque y ventile y dejar las zapatillas el máximo abiertas durante un buen rato, de esta manera se evitarán la proliferación de hongos,
  2. Lavarlas a mano, nunca a máquina: Antes del lavado sacar la plantilla, si el modelo de zapatilla lo permite. Con un cepillo blando o paño sacar la suciedad acumulada.  El cepillo adecuado sería el que se utiliza para limpiar zapatos o también un cepillo de dientes. En un tazón pequeño diluir jabón suave para la ropa con un poco de agua tibia. Con el paño o cepillo mojado lavar la zapatilla sin humedecerla mucho. Con un paño seco mojar en agua tibia y sacar los restos de jabón. Secarlas con una toalla y dejarlas que se acaben de secar a temperatura ambiente o al aire libre sin ponerlas a pleno sol.
  3. Cuando la suela esté desgastada por su uso continuado es adecuado cambiar de zapatilla, ya que puede provocar lesiones al reducirse la amortiguación y estabilidad necesarias para mantener protegido el pie en cada movimiento.